"Yo no sé hablar como todos, mis palabras suenan extrañas y vienen de lejos,

de donde no es, de los encuentros con nadie.

¿Qué artículos de consumo fabricar con mi melancolía a perpetuidad?"

Alejandra Pizarnik


sábado, 30 de mayo de 2009

Benedetti a voces

En días anteriores publiqué un escrito en homenaje al Poeta Mario Benedetti. Pero ese Señor, con Mayúscula, Mario el eterno Benedetti, merece mucho más. Por eso, algunos estudiantes de periodismo de la Universidad de Antioquia le dedicamos un espacio a este Señor Poeta. Esto hace parte del programa De la Urbe Radio, lo pueden sintonizar todos los viernes y sábados a las 12:30 a.m. El dial es 1410 a.m.

video

sábado, 23 de mayo de 2009

Octavo Día - Shakira

Hace seis años, en 2003 exactamente, tuve la oportunidad de asistir al Tour de la Mangosta. No voy a negar que desde niño tengo cierta fascinación por Shakira, a algunos les extrañará, otros ya lo sabrán. La cuestión es que quería compartir con ustedes este video, Octavo Día, una presentación fenomenal que me dejó bloqueado cuando escuché a Shakira decir las palabras que dice al final.

La frasé inicial es de Jimi Hendrix y dice: “Cuando el poder del amor se sobreponga al amor por el poder el mundo conocerá la paz”

Luego las imágenes de Saddam Hussein y George Bush jugando una partida de ajedrez mientras la muerte los mueve con sus hilos. Las fotografías de guerras que pasan por las pantallas.

Y para cerrar estas lineas:

“No se supone que las estrellas de pop metan sus narices en la política. No sé si eso es correcto o no, pero esta noche, no quiero hablar de política… o de políticos… Prefiero hablar de algo que está por encima de todo eso: AMOR. Porque al amor le faltan líderes y a los líderes les falta amor. ¿Por qué es tan difícil amarnos los unos a los otros? Me pregunto ¿entendernos cada uno? Por ejemplo, tomarías la mano de la persona al lado tuyo en este momento, aunque no la conozcas y le dirías ¿Qué lo amas?¿que lo perdonas?¿Puedes amarlo a él, puedes amarla a ella, puedes amarme a mí, amarlos a ellos?...”

Aquí se los dejo:

video

domingo, 17 de mayo de 2009

A Mario (∞) Benedetti

Me enamoraron con Benedetti, yo mismo enamoré con Benedetti, incluso me enamoré de ese señor: Mario Orlando Hamlet Hardy Brenno Benedetti Farugia.

Algún fulano llegó recitándome Tactica y Estrategia, el típico, y resulta que ese fulano también era de los típicos: Lo recitó, le seguí, me dejó –por un zutano-. Al segundo lo abandoné después que me declamara Repaso Histórico, ahora supongo reposa con su último mengano.

Luego me llegó el turno, le entregue todos esos poemas ajenos a mi Mengano preferido, hasta que el amor se formalizó, hasta que los informales se enfriaron.

Imposible no recordar tantas cosas que me despierta Benedetti, y hoy que se ha ido y nos ha dejado tanto, quiero dejar este escrito para que ese señor alargue la inmortalidad que ya se ganó.

Hoy me quedo con mis dudas: si mi mengano no regresa ¿Qué sucede con este fulano?; seguro te estarán resolviendo las tuyas, ya debés saber si dios es mujer, seguro que el tuyo lo es. Como también Cristo habrá resuelto la suya de por qué le tocó nacer en el año cero de la era cristiana.

Con Benedetti aprendí a dudar, a saber que a veces las razones tiene un signo de interrogación al final. Ese señor me llenó los paréntesis que nadie ha logrado llenar, me hizo enfrentarme duramente al espejo, hacer una pausa y cantarme las verdades sin llorar mentiras. También que la culpa siempre es de uno cuando no enamora… y tantas otras cosas.

Me quedo con el otro que eras, Mario Benedetti. Ese otro que cargó con los adjetivos que le pusieron los molestos estudiosos de la lengua. Rompiste modelos, tu tinta se salvó tras ser perseguida, hasta que hoy tus intestinos no pudieron más, como el hígado de dios que le duele desde la inquisición.

Te dejaste tocar, viejito, te tocó la vida como al bandoneón. Eras tango y lo sabías, eso es lo mejor, que lo sabías. Y te cantaron... Sólo hoy te dejan descansar en tu estuche, pero tus notas retumban la eternidad.

lunes, 11 de mayo de 2009

Hablo de ellas: Las Putas.

Quiero compartir algo:

De costumbre tengo la de salir por ahí a caminar y, últimamente, no he podido callar el verduguito en mi cabeza, taladrándome los sesos.

Pues bien, me encontraba en estos días por la Iglesia de la Veracruz con una amiga, íbamos a comer a un restaurante vegetariano llamado Govinda's -recomendado por cierto-, y es bien sabido en Medellín la carne que aguarda en los alrededores de dicha iglesia; carne de mujer cansada, de madres con minifaldas y kilos sobrantes, de niñas viejas. Pues entre tanta carne se me hacía irónico que existiera un restaurante vegetariano, pero así es, así es Medellín de contrastes bruscos e historias que desmiembran.

Me son tristemente interesantes las historias que hay en cada una de ellas, por eso cuando tengo la oportunidad me siento a inventarles nombres y penas.

El caso es que estas mujeres, las que alquilan su sexo porque les toca y no porque quieren una vida fácil como lo supone esa designación de mujeres de vida alegre, se van ganando un espacio en la sociedad –muchas veces injusto-. Siempre he dicho que las putas son tan públicas como los empleados del gobierno, y por eso es que vale la pena inventarles sus verdades.

Pues bien, lo que les quería compartir, sin alargar la entrega, es un par de fragmentos que nacieron y supongo, algún día, utilizaré en un escrito dedicado a estas mujeres, espero les agrade:

COMO LAS PUTAS

Yo, al igual que las putas,
Entrego mi carne
En cada faena,
Vuelta poema.

QUE POR QUÉ LAS LLAMO PUTAS

¿Qué por qué las llamo putas?, pregunta alguien. Que porqué nombrarlas tan despectivamente, tan… ‘Peyorativamente’ es la palabra.

Pues bien, la diferencia esencial entre una prostituta y una puta es que la prostituta es sólo el título profesional, mientras la puta es una mujer, de carne y hueso, que alquila su carne porque le duelen los huesos.

___________________________________
Quiero disculparme si de pronto he hecho entregas muy cortas, si quizá son pensamientos y razones que doy un poco salidas de tono, pero por estos días no tengo mucha tinta y el papel está un poco seco.
La imagen se llama Salón de la Rue des Moulins del pintor francés Toulouse Lautrec. Por cierto, este pintor tiene una historia bien interesante en cuanto a esto de los burdeles.
Gracias por continuar leyendo Ángel Lunático -en serio-.

viernes, 8 de mayo de 2009

De los Miedos

Ya crecí y aún tengo miedos. Mamá me dijo que cuando grande no los tendría más… me mintió.

Si bien no están bajo la cama, ni hay monstruo en el armario y la sombra que se pasea por el cuarto es sólo una rama tocando en la ventana; ahora están los presagios desalmados, desarmados, desamados. También las frustraciones, los relojes que no uso, las historias concluidas. Que se sumen a la lista las palabras olvidadas, las que nunca se dijeron, las que tampoco se escribieron.

Ya crecí y El Coco también, ahora tiene cara de puñal esperando en la esquina, de corazón desgarrado, de sueños trasnochados, de muertes indefectibles.

Sí, crecí, ya no soy inmortal. Otro humano más en las lista de espera de los certificados de defunción.

___________________________________
Nota: Quiero aclarar que este escrito no pertenece a la serie MIEDOS, la cual debo continuar, lo sé.

Disculpen cualquier error en el escrito, pero nació afanado, necesitaba decirlo.

lunes, 4 de mayo de 2009

DES(con)FIGURADO

Estoy des(con)figurado, con los comandos contradichos: 

Tengo ganas pero no fuerzas. Tengo los sueños cansados.  Tengo letras, no así poemas. Tengo las manos sin dedos. Tengo la pluma sin movimiento. El papel seco. Tengo recuerdos que ya son viejos.  Tengo razones, todas absurdas. Tengo las alas, pero no el cielo. Tengo latidos, pero sin eco. Tengo el deseo, aunque sin cuerpo. Tengo al destino en desacuerdo. Tengo un Ángel enjaulado. Tengo la utopía castrada, las ilusiones extirpadas, las esperanzas cercenadas. Tengo los sesos devanados y las vísceras ensortijadas. Tengo canciones vencidas, flores secas, gatos muertos. Tengo al amor amputado, el corazón desmembrado. Tengo a la locura acordonada, la sangre coagulada. Tengo este escrito inconcluso…

...tengo y tengo, no tengo nada.